Construye tus propias visualizaciones creativas


Desde la explosión del frikismo New Age, una etiqueta más comercial que efectiva y que se limito en la mayoría de los casos a engullir todo lo que oliera a autoayuda sin importar la localización geográfica ni las impregnaciones de creencias o religiosas de algunas de ellas, con tal de convertirlo en articulo de consumo, han aparecido centenares de libros de autoayuda que en teoría debían enseñarnos a relajarnos, controlar nuestras emociones, y hacer un cambio positivo en nuestra actitud humana frente al mundo.

En dichos libros leemos afirmaciones, indicaciones y scripts que parecen sugerirnos, la mayor parte de la veces, postales idílicas, playas tropicales de calma infinita, prados verdes de paz….y así diversos escenarios soñados que se supone deben alejarnos del caos mundano diario y aportarnos dosis de serenidad y calma en gran medida.
Pero la realidad es que muchos de esos libros… olvidan algo importante y es decir que ese tipo de visualización sencillamente No funciona. Al igual que se reconoce un hipnoterapeuta profesional de uno que no lo es, por el uso devocional que hace el novato de los scripts.

Nadie puede construir ninguna visualización creativa utilizando elementos que no le son propios, que no corresponden a su experiencia vital… Díganme cuántos de ustedes saben y conocen los cuencos  o las campanas tibetanas? ..

Porque tengo que soportar media hora de campanitas taladrantes para entrar en un estado alterado de conciencia si esos elementos,  no pertenecen a mi realidad cultural, religiosa o a mi experiencia vital?.
Por supuesto no digo que no funcionen o no sean útiles, tan solo digo que su utilización en una cultura occidental no es natural y por tanto posiblemente salvo que usted sea un estudioso de las culturas y simbologías orientales… su efecto sobre sus estados de visualización, relajación y construcción visual será muchísimo menos efectivo… porque estamos añadiendo un elemento no personal de nuestra experiencia de vida en un acto que requiere justamente lo contrario, es decir usar nuestra propia simbología..
Así mismo en los libros que mencionaba anteriormente y en la mayoría de los scripts de relajación o de inducción al trance, nos ofrecen visualizaciones maravillosas propias de cuentos de hadas…. pero que tienen que ver tan poco con nosotros y con nuestros sentidos como los cuencos tibetanos para un esquimal.

“Piense en una playa desierta….. Usted esta tumbado sobre la arena fina de la playa… puede sentir la fresca brisa marina cargada de minerales sobre su piel…. a su izquierda hay un cocotero……”..

Hmmmmm a ver donde esta esa imagen en mi experiencia de vida? voy a tener que hacer un sobreesfuerzo para inventar una “supuesta” playa que jamás conocí,  (sin contar que estoy temiendo que mientras me relajo me caiga un coco del cocotero de la izquierda, impulsado por la brisa marina cargada de minerales…).

Cuando se trata de trabajo personal pues la mayoría de esos libros absurdos de autoayuda no tienen ninguna posibilidad de ayudarnos… las imágenes que nos ofrecen no se corresponden en casi ningún caso a nuestras experiencias de vida, las sugestiones y motivaciones que nos ofrecen tampoco son las nuestras … es decir, son escritos hechos para otras realidades pero no para la nuestra propia….
Como entonces debemos afrontar la construcción de visualizaciones creativas  en nosotros mismos?
Pues la respuesta es tan simple como compleja…  Utilizando nuestros propios símbolos, utilizando nuestros propios recuerdos, utilizando nuestros propios deseos…..
Fácil,  si, o eso parece, pero complejo ya que tal acto requiere que previamente hagamos un examen un recopilatorio de sensaciones que hayamos experimentado personalmente en nuestra vida y que hayamos asociado a emociones concretas..
Todos tenemos en nuestro archivo de experiencias momentos asociados a distintas sensaciones… Han experimentado alguna vez esa sensación que en ocasiones ocurre en que sin saber cómo nos sentimos absolutamente felices? esos momentos en que por breves segundos parece como si todo estuviera en el lugar adecuado nos sentimos extrañamente bien sin que haya un motivo especifico para ello.

No recuerdan algún momento en su vida en que se tumbaron quizás solos en la noche a mirar las estrellas? o bajo un árbol… o simplemente mirando como llovía intensamente a través de una ventana..? o el olor de la tierra mojada tras la lluvia, o el acercar las manos a una hoguera para quitarnos el frio del exterior… cada uno de nosotros tiene  “su momento” de paz,  “su momento” de confianza, “su momento” de felicidad o “su momento” de seguridad.

Busque en su archivo de experiencias y aprovechelas.

Todos esos momentos que solo le pertenecen a usted son los que debe recopilar y utilizar más tarde en sus visualizaciones creativas. Dibujarlos en su mente añadiéndole colores, olores, sensaciones…

Ellos no son paisajes idílicos que jamás vivió…y que por tanto su inconsciente ignora que le reportarían, sin embargo sus recuerdos y experiencias si están ahí y pueden ayudarlo a no tan a recordar esas sensaciones al visualizarlos, sino también a amplificar y redirigir esas emociones a la consecución de objetivos mediante visualización creativa.

Por tanto si desea iniciarse en este mundo de la autoayuda y a la consecución de estados de serenidad y visualización,  lea y comprenda…el funcionamiento de dichos estados, pero no utilice esos scripts que no le son propios… que no le corresponden y que por tanto en ningún caso le serán efectivos.

Utilice siempre esa  parte de usted que lo hace único y distinto a todos los demás… su historia sus experiencias , sus creencias y sus símbolos.

Pedro Alcaraz